La Justicia es Ciega

— Venga, ahora vas a hacerme una estatua, tú sabes, la clásica de la chica vendada sosteniendo la balanza.

— ¿Algo más?

— Si, por supuesto, tenemos que dejar en claro nuestras normas. Ahora vas y haces la balanza de oro puro, no vaya a ser que se crean lo que representa la estatua. No olvides hacer la venda de tela fácil de remover.