Blog sobre literatura y creatividad.

Etiqueta: historias pulp

Banner Historias Pulp

Antología Microrrelatos n°1 Un Mundo Bestial

Mi relato ha sido seleccionado para ser publicado en la «Antología Microrrelatos n°1 Un Mundo Bestial» según las reglas adjuntas.

Si, se que es del 2018, pero recién lo encuentro y además quiero tener un historial completo de las participaciones que he tenido en diferentes actividades de este estilo.

Concurso de Microrrelatos un Mundo Bestial
Concurso de Microrrelatos un Mundo Bestial

Adjunto mi participación y el enlace donde ha sido publicado:

https://zoboko.com/book/x5vx50qd/antologia-de-microrrelatos-no-1-un-mundo-bestial

Banner Historias Pulp

Audiorrevista Historias Pulp nº 2 – Paradojas

Mi participación en la antología de la pagina Historias Pulp ha sido leída como parte de su audiorevista, he de decir que oír mi relato leído se siente algo extraño y emocionante. ¡Muchas gracias por permitirme participar en un reto tan divertido!

segunda convocatoria microrrelatos paradójicos
segunda convocatoria microrrelatos paradójicos

Adjunto enlace donde se encuentra publicado y video de youtube:

Enlace a la entrada de la participación de Historias Pulp
Lectura de mi relato en audio revista de Historias Pulp

Lee mis otras participaciones aquí:

Banner Historias Pulp

Antología de microrrelatos Nº2 “PARADOJAS

Mi relato ha sido seleccionado para participar en la «Antología de microrrelatos Nº2 “PARADOJAS» según las reglas adjuntas

segunda convocatoria microrrelatos paradójicos
segunda convocatoria microrrelatos paradójicos

El resto de reglamentos quedan citados en el siguiente link https://historiaspulp.com/nuevo-concurso-de-microrrelatos-historias-pulp-relatos-paradojicos/

Adjunto mi participación y el enlace donde ha sido publicado.

https://historiaspulp.com/antologia-de-microrrelatos-no-2-paradojas/#CAJA_PANOPTICA

CAJA PANÓPTICA

Después de una larga discusión con sus compañeros de trabajo, Luis decidió que era hora de luchar contra los robos que se estaban produciendo en la oficina, ante lo cual y alzando la voz dijo:

—Señores, ya he tenido suficientes robos, así que voy a poner una caja aquí, en medio de la oficina y en medio de todo. Aquí guardaré mis cosas y también las llaves del cuarto de servidores. Por favor, no toquen nada, porque ahora todos sabríamos quién lo hizo.

Sus compañeros, ya desconfiados unos de otros por la ardua inquisición de las víctimas que sufrían los saqueos en sus escritorios, callaron y ocultaron sus rostros frente a los monitores sin nada que decir. Mientras tanto Luis, mirando a su alrededor, dejó la caja en su lugar y se marchó con una sonrisa de satisfacción.

Durante los siguientes días, los robos no se detuvieron, pero la caja de Luis jamás fue tocada. Sus compañeros dejaron de llevar cosas de valor a la oficina, porque incluso fueron robadas las cajas de seguridad que portaron para guardar sus pertenencias.

Luis, por su parte, nunca se quejó. Aparentemente había solucionado su problema de una forma sencilla y eficaz.

La mañana de un lunes, sus compañeros recibieron la noticia de que había muerto en un accidente de tal magnitud, que su cuerpo tuvo que ser recolectado durante el sábado y domingo, por lo que se organizó una visita a la viuda y sus hijos como acto de compañerismo.

Uno a uno dieron el pésame a la viuda y contemplaron el féretro. En su interior solo había unas cajas, tantas como pedazos de Luis fueron encontrados. La viuda comentaba que él pidió en vida que sus restos se guardaran en una caja para evitar los saqueos. Aunque lo encontró irracional, el hombre lo había puesto por escrito, así que tuvo que cumplir.

A pesar de que en los días siguientes las posesiones de Luis fueron retiradas, su caja que permanecía la vista de todos no fue quitada.

Los saqueos furtivos continuaron pero ya nadie sospechaba de Luis, e incluso comenzaron a envidiar su sistema de seguridad que había resultado totalmente infalible. Tan infalible que, cuando el conserje, en un acto de torpeza la tiró al suelo, nadie se movió de su asiento, pese a que sus posesiones se hallaban desperdigadas por todo el suelo.

Banner Historias Pulp

Concurso de Microrelatos “Un Mundo Bestial”

Concurso de Microrrelatos un Mundo Bestial
Concurso de Microrrelatos un Mundo Bestial

Participo en el siguiente concurso de la página “Historias Pulp” con un relato de alrededor de 400 palabras de corte apocalíptico/postapocalíptico que implique algún tipo de bestia, real o inventada, según la información provista a continuación.

Adjunto mi participación:


Anhedonia en la Cumbre

Con el tiempo los humanos llegaron a tal nivel de avance que no hallaron nada más que hacer.

Su desarrollo había llegado casi a niveles divinos, de tal manera que cada individuo podía hacer cuanto desease casi sin esfuerzo. Esto derivó en una intensa apatía que se trataba de resolver con un estilo de vida hedónico en un esfuerzo desesperado por volver a sentir el deseo de vivir.

De nada sirvió la experiencia acumulada, ni el conocimiento, ni la historia. Los humanos continuaron errando sin encontrar mayor propósito que satisfacer sus necesidades naturales.

Conforme la depravación fue desarrollándose, una enfermedad extraña se desarrolló en la población e infectaba ineludiblemente de una anhedonia crónica, conocida entre los investigadores como “La última depresión”

A pesar de que esta enfermedad no afectaba a toda la población, tuvo una variante que causó estragos entre los investigadores, quienes al verse superados a pesar de toda la tecnología disponible, entraban en un estado conocido como “desesperación final”

La epidemia parecía imparable y como solución parcial se desarrolló una criatura hibrida entre lo natural y lo digital, para solucionar los síntomas de la “depresión y la desesperación”

Como medida temporal, estas criaturas comenzaron a frenar el avance de la epidemia, llevándola casi hasta la desaparición y la sociedad comenzó a remontar. Sin embargo, como toda obra humana, esta criatura comenzó a fallar.

Con un aspecto indefinido, su cuerpo apenas material se conforme de acuerdo a las necesidades de su anfitrión. Las emociones de este les alimentaban y les permitía desarrollarse y solo ante la máquina que fue capaz de crearlos era posible ver su aspecto, como el de un animal negro con tentáculos que se aferraba a la nuca de su portador.

La depresión y la desesperación resultó imposible de erradicar y las criaturas de sombras no podían lidiar con tanto, cambiando su comportamiento para potenciar la enfermedad y consumir con voracidad los sentimientos negativos de su humano portador.

Bastaron pocos días para que el daño se extendiera. Los humanos en etapas terminales de la enfermedad simplemente caían al suelo y no se movían pues sus cuerpos seguían siendo perfectos por las modificaciones genéticas acumuladas.

Las criaturas de las sombras sobrealimentadas fueron capaces de despegarse de sus anfitriones y comenzaron a devorar los cadáveres ignorando a los apáticos humanos que agonizaban de hambre sin mostrar emoción alguna.

Cada humano devorado permitía a las criaturas de las sombras desarrollarse hasta la madurez. Los últimos investigadores llamaron a estos “Exequias” que, al comprender su misión fallida, devoraban a los humanos aún vivos en un acto de auto sacrificio, combinándose en una estructura negra y ramificada en forma de árbol que crecía sobre la ciudad, cubriéndola y llevándola hasta el olvido.

 

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: