Blog sobre literatura y creatividad.

Lago de fuego

Relato: Entre el Silencio y el Clamor

¿Qué elijes? ¿El silencio o el clamor?

Hay un lago de fuego donde los mortales van a bañarse. Buscan alivio de sus pesares ahogándolos entre los gritos de dolor de los condenados y su angustia al ser purificados alimenta este mar de agonía.

Cada día, este lago es alimentado. Lagrimas saladas escurren desde el cielo y arrastran los rencores sulfurosos desde las orillas hasta las aguas infinitas que no dejan de crecer, pero no desbordan de sus límites. El dolor es infinito pero no la humanidad. Nunca habrá más dolor que el que los humanos puedan aportar.

El fuego desde siempre ha sido redentor. Consume el azufre de los rencores y evapora el agua del lago, cristalizando en la sal, las desilusiones que pronto se disuelven entre los gritos de dolor de los condenados, quienes tarde comprenden aquello que los encerró allí.

¿Quién busca sumergirse en sus aguas? Estas invitan a cualquier alma sedienta. El dolor no es algo que importe cuando se observa el rojo vivo que recuerda la carne desgarrada. Los cristales de sal disolviéndose y volviéndose a formar son un espectáculo maravilloso.

¿Quién quiere quedarse allí? Cualquier mortal que haya vivido lo suficiente comprenderá que no hay mejor lugar que este para descansar.

El silencio de los alrededores contrasta con los gritos de los condenados. El vacío, la soledad, el frio y el infinito. Yo sé que los mortales odian ir allí. Les obsequiare el lago de fuego que es mejor. Sin embargo ellos siguen caminando, en silencio o clamando, riendo o llorando, hacia aquel horrendo barranco donde sus cuerpos pútridos siguen acumulándose. Y el vacío se llena tanto como mi lago se puede llenar. Pero allá, no hay nada más que silencio. Allá no estoy yo.


Relato auspiciado por Klara Klara y su petición de :

Quiero sufrimiento, dolor, desilusión, rabia y fuego

Esta vez he optado por un relato introspectivo planteando una decisión. La narrativa creo me ha quedado muy pacifica para su contenido sin embargo.
 

Anterior

El suicidio digital de Gilgamesh

Siguiente

Relato Corto: Sangre Artificial

4 comentarios

  1. auri626

    Creo que elijiría el silencio.
    (¿Por casualidad no se puede oír música en algun lugar?)

  2. auri626

    Además, siempre puedes cantar tu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén