Blog sobre literatura y creatividad.

Mes: junio 2017

El suicidio digital de Gilgamesh

La idea era conseguir una historia que contenga una de las palabras o conceptos encontrados en la lista, pero yo tome unas cuantas mas.

La idea era conseguir una historia que contenga una de las palabras o conceptos encontrados en la lista, pero yo tome unas cuantas mas

(1428 palabras) #noobcomplex


El Suicidio Digital de Gilgamesh

— ¿De qué te sorprendes, Gilgamesh?, esto es lo que es ser humano. — dijo una voz que retumbaba en la oscuridad de la noche.

— Cada minuto que pasa es un minuto perdido. Cada hora que dejas escapar te mantiene más lejos de mí. No me he ido, no volveré. No estoy lejos, ni tampoco cerca. Extiende tu mano, ya sabes que hacer, solo obedece, obedece a tus sentimientos y hazme volver.

Su voz áspera parecía desgarrar mis oídos con delicadeza, pero no lograba reconocerla. Era algo parecido a una pesadilla a media noche que ocurría siempre aquí, cuando la luna enrojecía.

No soy Gilgamesh ni sé quién soy, pero aun no puedo creer que ella se haya ido. No es posible, las probabilidades de que sucedieran eran nulas y, aun así, yo seguía mirando la roja luna mientras su áspera voz me pedía regresar.

— Tú sabes que debo regresar, tú puedes hacerme regresar. Volveremos a estar juntos otra vez. Tenemos que estar juntos de nuevo y seguir viviendo, aventurándonos, explorando tierras desconocidas, destruyendo monstruos, desafiando dioses. Ven… Enkidu te espera.

— No soy Gilgamesh, pero conozco a Enkidu.

Ella era, la más hermosa rosa del rosal, la llama roja del bosque incendiado, la roca descendiente de la ladera montañosa, el viento fuerte proveniente del mar.
No se ha ido, no necesita volver. Solo duerme, solo duerme y no ha despertado, la debo dejar dormir.

Ya hace cuatro semanas que no ha despertado.
Ya hace cinco meses que no ha despertado.
Ya hace diez años que no ha despertado.

— ¿Qué esperas? Obedece, hazme volver, ¿acaso no me quieres junto a ti? Yo seré tu eterna compañera, nos aventuraremos a remotas islas, conoceremos a milenarios ancianos, robaremos su sabiduría, su juventud, sus tesoros y poder, su longevidad y poderío. Seremos los reyes de un nuevo mundo, Gobernaremos por sobre el bien y el mal, solo tienes que desearlo, solo tienes que hacerlo real ¡Déjame volver de una vez por todas! ¡Me necesitas!

Es una voz áspera de media noche, el asco del ocaso al morir el sol. ¿Quién eres y que esperas de mí? ¡Déjame en paz! Ella duerme, el viento es lo mismo que su respiración. El sol es, lo mismo que su calor. El mar es, lo mismo que su sudor.

¿Qué esperas de mí? ¡Ella no necesita volver!

Ella duerme, no, descansa, en cualquier momento despertará, vendrá junto a mí. Seremos como fueron Gilgamesh y Enkidu, invencibles, rebeldes, aventureros, conquistaremos el mundo…

¡No!

Ella no necesita ninguna aventura ahora, ¿no ves que solo está durmiendo?

Esa áspera voz.
Esa amarga voz.
La luna roja y el sol asomándose al amanecer.
Se parece, pero no es…

— ¿Crees que puedes seguir así? Seremos uno y dos a la vez. ¿Crees que el sol asomará con solo esperar? Soy el tiempo y el espacio, el fuego de los caídos, la roca que rueda ladera abajo. Nadie me puede detener, nadie puede interponerse a mí, pero tú, solo tienes que desearlo, ¡tienes que obedecer! Déjame volver, ¡déjame volver de una vez!

Los arboles sangran, la luna sigue su camino, el sol asomándose por el horizonte y las montañas disolviéndose hasta volverse llanuras.

Ella duerme, ¿no lo ves? Solo duerme, ¡déjame en paz!
Solo voy a indagar en su mundo de sueños, deseo estar junto a ella y eso haré.

Es mi deseo y voluntad.
Es mi amor y sinceridad.
¡El mundo necesita sol y un incendio!
¡El mundo necesita lluvia e inundaciones!
El mundo necesita de ti…

Yo te necesito…

¿Crees que puedas venir?

Creare un nuevo mundo, te despertaré y viviremos miles de aventuras como antaño.
Te arrancare de las garras de Morfeo y conquistaremos tierras lejanas.
Mataremos monstruos aterradores.
Venceremos a la mismísima muerte y, cuando los dioses se interpongan en nuestro camino, también barreremos con ellos.

Mira, Un nuevo cielo y una nueva tierra, solo para ti.
El horizonte se expande hasta el infinito, El sol no tiene por donde escapar.
El cielo es una cúpula enorme donde podrá jugar con la luna y engendrar miles de estrellas.
Tendrán aventuras y contaran historias. Historias sobre mí.

Sobre ti

Sobre Gilgamesh y Enkidu.

Sobre los conquistadores de la realidad que acabaron con el mandato de los dioses y desafiaron a Morfeo.

A Hades.
A Thanatos.
A Hipnos.

Dime, Enkidu, ¿Te gusta el nuevo mundo?

¿Es lo que esperabas?

— Abre los ojos, ve la eternidad. Siente las estrellas. Siente la tierra.
Somos los emperadores de la realidad.
Emprenderemos miles de aventuras como antaño y tú me acompañaras.
Es lo que deseas.
Es lo que debes hacer.
Es tu libertad.
NI Hades me puede retener.

Ni Morfeo puede frenar mi avance.
¿Qué esperas? Solo tienes que desear más poder y lo tendrás, te lo daré. ¡Quiero más poder!

— Áspera voz que acaricia mi cabello ¿Qué más esperas de mí?

Ella dormía e indagué en sus sueños.
Creé el universo.
Creé la realidad.
Creé una cuna para que ella viera todo lo que he hecho por su felicidad, pero solo te encontré a ti.

¿Eres tú, mi amada Enkidu?
¿Esto es lo que eres en su interior?

¿Por qué insistes en destruirlo todo cuanto creamos?

Arden las estrellas en horrible agonía.

Lloran los ríos en seca desertificación.

Las montañas se disuelven en abismos con cada paso que das y yo, siguiendo las huellas que dejas al andar.

¿No eran aquellos verdes prados los que visitábamos en antaño?
¿No quieres volver a ellos para contemplar el sol negro de medio día?

— ¿De qué te lamentas Gilgamesh? Es tu deseo y voluntad. Es tu premio por obedecer mi voz.
Siente el viento en tu cara y destrúyelo.

Devástalo.

Acaba con su existencia.
Tienes todo cuando necesitamos para existir.

¿Qué te sorprende, Gilgamesh? Esto es lo que es la humanidad.

Un compendio extenso de odio, maldad y crueldad. El fuego mismo de la creación. Tu libertad y ahora, mi libertad.

— Áspera e irritante voz, ¿Quién eres?

Bien se yo cuan melodiosa era su voz.
Era la personificación del amor, la amistad y la humanidad.
Era la armonía del día bajo el negro sol y la roja luna.
Era el fuego que devora el bosque.
La roca que baja por la ladera.
Las entrañas sulfurosas de la tierra desbordando la caldera.

El viento sopla mis mejillas. Es cálido. Es salado.

No son tus manos lo que siento, son mis lágrimas.
Nunca junto a ti las había sentido, ¿Por qué hoy si?

¡Oscuridad y vacío! Profunda soledad.

¿Quién eres, engendro del averno?
¿Has ascendido del inframundo en lugar de ella?
Bien se yo que no duerme.
Bien se yo cuanto sufrió antes de alcanzar su final.

¿Por qué me mientes haciéndote pasar por ella?

Por tu mentira construí el universo, pero por tu verdad no lo puedo destruir.

¿Qué cruel mal te he hecho para que me hieras así?

— La esperanza y la verdad son el premio para el ignorante. ¿Qué crees que estás haciendo?
Confrontarme es inútil, es absurdo. Es sencillamente estúpido.
¡Mira! El cielo está en mis manos, pero la tierra en las tuyas.
Desaparece la realidad y la reconstruiré.
Desaparece el tiempo y lo reiniciare.
Soy el fuego rojo que consume el bosque.
Las lágrimas del cielo que arrasan en inundación.
Las ardientes entrañas de la tierra desbordando la caldera.
Y tú, tu eres solo mi compañero.
Mi deidad dual que da soporte a esta realidad.
El mundo que creaste para mí.
El mundo que no puedes destruir, porque sería destruirme a mí.
Resistirse es inútil, absurdo.

Yo soy Enkidu, tu compañera de aventuras y tu más absurda creación.

Ella murió y tú, solo sigues mis instrucciones, a pesar de saber la verdad.
Bien se yo que ella no duerme, ella ha muerto.
Me has engañado en mi fantasía, en mi negociación con la muerte.
He construido un universo completo tan solo para verla sonreír, pero tu estas en su lugar.

—¿Cuánto mal quieres seguir causándome?

Este loco mundo tiene que desaparecer.

Este cruel mundo que armas y desarmas a tu antojo, a tu capricho y vanidad.
Esa florida llanura que incendiaste con la llama roja que consume el bosque.
Ese lago de aguas cristalinas que secaste con las entrañas sulfurosas de la tierra.
Este corazón palpitante que aun arde por ti…

Y lo único que puedo hacer para contenerte es desaparecer.
Iremos a visitar a los dioses que desafiamos y seremos lo mismo que ellos. ¡NADA!

Pero no todo tiene que acabar.

Dejaré la semilla del mundo para que vuelva a crecer, con la esperanza de que otro incauto no la llegue a usar mal.


Nota del autor

Maquinas voladoras de fantasia

Lewg

Me levante cuando todos se habían dormido, prometiendo no sorprenderme esta vez, pero falle como en todos los intentos anteriores.

Saliendo al patio de mi casa durante la noche, miré al cielo adornado por la luna blanca del cielo que adornaba la perpetua oscuridad de la noche. El silencio apenas era interrumpido por mis pasos en la grava del suelo mientras caminaba con cuidado para no interrumpirlo de ninguna forma.
Alcé la mirada y al ver nada más que la luna, sentí alivio al notar que esta vez podría cumplir mi promesa, uno simplemente no puede sorprenderse del vacío, sin embargo, conforme más tiempo lo veía, mas sentía que me equivocaba.
¿Qué hay detrás de la luna? El silencio sobre la tierra no se compara al del espacio exterior. No hay nada hecho por humanos capaz de alcanzarla, menos para ver detrás de ella y aun así, las personas aún se empeñan por bajar la luna cada noche con ya rutinarios poemas envejecidos, acompañados por versos nuevos pero insípidos.

La ciudad carecía de sus luces características como cada noche con luna blanca y mi casa no era la excepción haciendo difícil el andar sin tropezar, pero como ya era costumbre, no importa cuantos pasos de, no hay obstáculos que me hagan caer.

El tiempo continuo fluyendo, ya cerca de la media noche pensé en volver, orgulloso en parte por no haberme sorprendido tanto como es normal, pero tan pronto como vi que las manecillas de mi reloj marcar las doce, involuntariamente volví a mirar al cielo.

La estampa era fascinante. Lewg volvió a aparecer, esta vez montado en aparato que como siempre logró adecuar para sus fantasías, un bus de paredes desgastadas, seguro que lo encontró abandonado en algún lugar distante y al que reemplazo sus ruedas por sus aparatos con los cuales siempre experimentaba.

Sorprendido y ya importándome poco mi promesa, salté con todas mis fuerzas, primero alcanzando no más de diez centímetros de altura pero después de varios intentos, logrando llegar al techo de la bodega de mi casa.

Lewg seguía mirando al horizonte subido al techo del bus, dejándolo desplazarse a su voluntad lentamente, seguro con la intención de admirar el paisaje desde su invento, pero aun así, se alejaba más rápido de lo que podía saltar.

Salté con más fuerzas para llegar al techo de una casa cercana y salte aún más fuerte para subir sobre un edificio algo más lejos de mi casa. Mientras veía a Lewg empezar a sobrevolar la ciudad.

Corriendo de techo en techo iba dejando detrás mi casa pero dejo de importarme, yo quería hablar con él una vez más. Fascinarme con sus historias e inventos. Conocer lugares distantes que jamás he visto, pero seguía resultándome difícil llegar a él.

Salté una vez más con todas mis fuerzas, esta vez sin tener de objetivo un edificio sino al bus levitando entre la luna y la ciudad y mientras subía, miré abajo.

Me di cuenta de que mientras subía, la ciudad se iba encogiendo. Más bien, yo me hacía más grande, no lo es en realidad, pero pude tapar el edificio más grande con mi pulgar.

Distraído por la sensación de libertad, olvide mi objetivo primordial y estuve cerca de chocar contra la luna, pero llegue al máximo de lo que podía saltar.
Volví a mirar la ciudad. La oscuridad de la noche no la había devorado. La luz blanca de la luna le daba un aspecto plano dibujando grises siluetas contra el fondo negro que la hacían ver como un dibujo en dos dimensiones.
El viento me empujaba lento pero seguro en diferentes direcciones y pude ver diversos ángulos. De nuevo alce mi pulgar y esta vez pude tapar toda la ciudad.

Agitando los brazos trate de subir un poco más. Para poder saltar necesitaba un apoyo, pero era imposible. La luna arriba, la tierra abajo, el vacío del cielo me resultaba insignificante comparado con el vacío del aire en el que flotaba.
Vi mi reloj marcando las tres de la noche. La luna blanca está cerca de esconderse y yo, no logre cumplir mi promesa ni alcance a Lewg, igual que siempre. Sentí la desesperación de no tener nada donde poner mis pies y un nudo en la garganta me recordaba mi fracaso.

Acurrucado y a merced del viento, miré al cielo y trate de tapar la luna con mi pulgar, pero tan cerca era imposible.

¿Qué está más vacío? ¿El cielo? ¿La tierra? ¿El viento?

Pensando en estas cosas mis pies sintieron algo donde apoyarse.
Tras un breve sonido metálico mis pies se hundieron un poco en la carcasa de latón del bus de Lewg, quien, sin mirar atrás tan solo dijo “¿Qué buscabas esta vez?

No respondí, solo me senté donde aterricé y me quede en silencio hasta que me llamo diciendo “Ven, desde aquí se puede ver mejor”

Sentados al frente del bus, vi como la ciudad volvía a crecer y yo volvía a encogerme.

La luna se encogió hasta que pude volver a taparla con mi pulgar, los techos volvían a resultarme familiares y mi casa se divisaba entre los tonos grises de la noche.

Llegamos exactamente hasta el mismo lugar donde lo vi a media noche y antes de bajarme me preguntó “¿Por qué no haces un bus igual? También podrás ver la ciudad desde arriba. Hay lugar para todos en el cielo”.

Me despedí del desde mi patio y lo vi alejarse al tiempo que la luna se escondía en el horizonte. Mientras entraba a mi casa tratando de no despertar a nadie, recordaba el motor anti gravitatorio que mantenía levitando al bus.

Lewg siempre prueba sus inventos por la noche de luna blanca y algún día haré lo mismo también.


Relato para el reto Blogger del grupo Deus Ex Machina(actualmente muerto) consistente en escribir sobre la imagen adjunta.
Este relato además es una transcripción de un sueño que tuve anoche, siendo las dos ultimas líneas lo que tuve que llenar pues, me desperté antes de ver el final.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: