Blog sobre literatura y creatividad.

Etiqueta: terror

caseta de vigilancia

Llamada de emergencia Taller Ojo Critico -Terror-

Esta es mi participación para el taller de “El Ojo Critico” en la categoría de terror, bajo los requerimientos de:

Intentar centrarnos en situaciones o momentos que causen pánico, no incluiremos fenómenos paranormales; a ser posible, tampoco horror.

Palabras: 1014

Tiempo de escritura: 43 minutos

#tallerojocriticoterror

Palabras del reto:

  • Tarde
  • Calma
  • Somnoliento
  • Espeluznante
  • Parchís
  • Lúgubre
  • Tiempo

Llamada de Emergencia

caseta de vigilancia
Imagen obtenida de: https://suarezepr68.wordpress.com/2019/01/21/camaras-en-la-caseta-parte-1-y-2/

En una noche tranquila de luna llena, el viento soplaba en calma a través de las ventanillas de la recepción. El aire acondicionado estaba roto pero no era necesario ya que el clima daba para trabajar sin él.

Somnoliento en la silla frente a tantas pantallas como cámaras formaran el sistema de circuito cerrado estaba el guardia de turno quien lamentaba no poder poner algo de música para entretener el ambiente, mientras movía al azar las piezas de un tablero de parchís que le habían regalado para entretenerse en el trabajo, pero que no sabía usar. Movía nerviosamente las piezas a pesar de casi no poderlas ver con la tenue luz grisácea de las pantallas a blanco y negro, inquieto al haberse roto luces y aparatos casi sin razón aparente lo que le dio al lugar un tono lúgubre que presagiaba una noche espeluznante y larga.

La tarde había transcurrido con normalidad según las palabras de su compañero del turno anterior. Las labores de mantenimiento estaban a punto de terminar y las instalaciones comenzaban a ser acogedoras después de años de abandono. Los turnos nocturnos nunca habían sido agradables pero desde que arreglaron la sección de vigilancia en la recepción, ya no le molestaba hacer su trabajo.

Las luces de los pasillos titilaban constantemente. Lo único que tenía que hacer era disuadir a los niños de incursiones aventureras y a los vándalos de sabotear la infraestructura. Los rumores de posesiones, espíritus y cosas sobrenaturales se disiparon al encontrar graves fallos en las instalaciones eléctricas que quemaban aparatos y desniveles que cerraban bruscamente las puertas. Con el mantenimiento cada cosa permanecía en su lugar, cada aparato funcionaba según estaba previsto, cada movimiento estaba controlado.

El silencio continuo reinando, las cámaras solo graban video así que dependía de sus oídos para saber cómo debía intervenir, pero el ambiente empezaba a hacer mella en su eficiencia y se notaba cuando saltó al oír un chillido que resultó ser una rata cayendo en una de las últimas trampas que se habían puesto para eliminar las plagas.

Eran las doce de la noche y quedaban menos horas para terminar su turno, el guardia empezaba a preguntarse si podía usar el teléfono para escuchar un sonido más alegre y al poner la bocina en su oído se dio cuenta de que la línea estaba muerta.

Las pantallas titilaron y el destello blanco rápidamente capto su atención. Algo se movió mientras estaba distraído pero logro darse cuenta mirando de reojo. El sonido de unos pasos y una respiración agitada lo turbaron y tomando la linterna de mano, se acercó al pasillo para comprobar una vez más que no había nada.

Regresando a su puesto pensó que ya había tenido suficiente de ese trabajo. Pero solo faltaba una noche para poder dejarlo. Esta noche y nada más.

Una vez más escucho el sonido de unos pasos, a más velocidad que los primeros y gimoteos desesperados ahogados en sollozos, esta vez en otra dirección.

Dejando de dudar quiso disipar sus pensamientos sobrenaturales que ya le oprimían el pecho para lo cual tomo su linterna y la porra eléctrica para confirmar si eran niños haciendo alguna prueba de valor o algo diferente.

Ya saliendo por la puerta, miró por última vez la pantalla esperando ver algo que le evite moverse en vano pero no hacinada, resignado se dispuso a salir cuando un destello le hizo volver a ver y en la pantalla cinco, vio que la puerta de la habitación veinticinco estaba abierta.

Ya harto de la opresión en el pecho que le estaba causando la tensión, volvió a disponerse a salir a investigar cuando el sonido del teléfono en recepción le hizo saltar el corazón.

Sabiendo que el teléfono estaba muerto, su valentía y confianza en que no habría nada sobrenatural se derrumbó al instante. Temblando se acercó despacio al teléfono, temiendo la ridícula idea de que algo fuera a saltar de ahí y ya teniéndolo en sus manos, lo levantó y escuchó casi rezando que no pudiera escuchar nada por la bocina.

Aparte del ruido normal de la interferencia, parecía poder escucharse débilmente el sonido de un corazón latiendo muy agitado y una pesada respiración. Aterrado ante esto pero aun con algo de cordura sobre sus hombros, preguntó

—Buenas noches, Hotel 171, ¿en qué puedo ayudarle?

Sin saber por qué, solo alcanzo a decir lo que le habían enseñado a responder cuando estaba en el turno matutino. Esperaba que los sonidos cesaran pero el palpitar parecía acelerarse mientras unos pasos se oían de fondo.

Una puerta se cerraba con cuidado al tiempo que otra se abría violentamente.

—¿Hola? Si esto es una broma, le pido que cuelgue. —Dijo con voz temblorosa mientras miraba la pantalla. Ahora hay dos puertas abiertas.

Por la bocina del teléfono se escuchaban sollozos cada vez más fuertes mientras que el sonido de palpitar se aceleraba y se hacía más audible

—A… Auxilio, por favor. ¡Que alguien me ayude! —Dijo una voz femenina al borde del llanto

—¿Quién es usted? ¿Dónde se encuentra?

—Auxilio, emergencias, ¡Van a matarme!

—Esto no es emergencias, es el hotel 171, llamare a emergencias, dígame donde se encuentra.

—No lo sé… escapé… Auxilio, vienen por mí.

El guardia estuvo a punto de colgar para llamar a emergencia cuando se dio cuenta de que eso sería abandonar a la chica y también que no hay línea de salida.

Armándose con la porra eléctrica se dispuso a salir cuando oyó por la bocina una puerta abriéndose bruscamente y a la chica comenzar a gritar.

Un escalofrío recorrió su espalda cuando se dio cuenta de que estos sonidos no solo provenían de la bocina y tomándola comenzó a gritar.

—¡Señorita! ¡Señorita! Respóndame, ¿dónde se encuentra? La ayuda va en camin…

Un disparo que retumbó en todo el hotel dejo todo en silencio. Soltando el teléfono cedió al temblor de sus piernas y miró por última vez la pantalla, viendo a un sujeto enmascarado mirándolo a través de las cámaras. La cámara número uno. La que apunta a la puerta de recepción. Entonces la puerta se abrió.

Micro terrores Diversidad Literaria

Resultados del IV Concurso de microrrelatos de Terror “Microterrores”

Mi relato ha sido seleccionado para ser publicado en la antología IV Concurso de microrrelatos de Terror “Microterrores” como puede verse en el siguiente link

http://www.diversidadliteraria.com/info-concursos/resultados-concursos/terror-4/

Los detalles y Relato participante se encuentran en el post a continuación.

Micro terrores Diversidad Literaria

IV Concurso de microrrelatos de terror “Microterrores” -Lepra-

Este es mi relato participante para el concurso de microrelatos de terror “V Concurso de microrrelatos de terror “Microterrores” -Lepra-“

1.- Temática: El terror. En el microrrelato se debe hablar o hacer alusión al terror o a una situación terrorífica.

3.- Formato: Las obras tendrán una extensión máxima de 5 líneas (sin contar el título), escritas en castellano, en letra Arial tamaño 12 (formato Word). Únicamente se admitirá una obra por participante. AVISO: LAS LÍNEAS DE WORD NO COINCIDEN CON LAS DEL FORMULARIO, NOS BASAREMOS EN LA EXTENSIÓN ANTERIORMENTE MENCIONADA (Word). Le rogamos que a la hora de rellenar el formulario con sus datos lo haga ortográficamente bien, es decir, que los nombres de los participantes comiencen en mayúscula, lleven los signos de acentuación oportunos y estén escritos de manera correcta.

El resto de bases pueden ser leídas acá

http://www.diversidadliteraria.com/info-concursos/concursos-microrrelatos/concursos-microrrelatos-de-terror/

Lepra

No importaba lo que me dijeran o supiera, cuando vi mis manos, estaban cayéndose al suelo en trozos sanguinolentos. Los huesos de un tono rojo grisáceo se empezaban a secar y a convertir en polvo mientras que la putrefacción subía por mis brazos y poco a poco me carcomía.

No, no importaba cuanto supiera sobre la enfermedad, mi cerebro no dejaba de exagerarla.

Danzando Alrededor del fuego

Alienación

El día que supe que los demonios eran reales, no sentí especial preocupación. Había cosas más problemáticas de las que preocuparme como para tener miedo de extraños seres venidos de otra dimensión.

Ni siquiera el ser parte del menú me preocupaba, mis problemas eran más serios y estaban en mi cabeza, probablemente a punto de materializarse.

Los demonios son seres de otro mundo, los noticiarios los han presentado como reales en pocos confiables reportajes esotéricos, donde señoras de pocos dientes y mucho descaro fingen desterrarlos hacia mundos infernales a cambio de un módico precio. Los televidentes fascinados y aterrados contemplan la pantalla brillante mientras pasan comerciales ante sus ojos casi sin que se den cuenta.

A pesar de que es mundialmente aceptada su existencia, nunca se ha podido confirmar científicamente, hasta que cierto investigador de renombre, propuso que estos podrían existir como una manifestación del subconsciente colectivo. Una forma atávica de terror manifestada en excéntricas presentaciones acordes a la realidad cultural gobernante. Esto explicaría por qué han pasado de ser desde seres amorfos, hasta estar constituidos como mezclas animales y últimamente, como humanos muy deformados.

El científico no tuvo suficiente con ello, y comenzó a construir una máquina para poder materializar los terrores subconscientes. Trabajó en ello antes de que nazca y termino su trabajo después de que termine la adolescencia. Realmente diría que hubiese preferido que se tarde tal vez, unos cincuenta o cien años más, pero fue inevitable.

Como era de esperarse, tantos años de trabajo pasaron factura en su cordura por lo que tan pronto logró hacer funcionar su máquina, esta se salió de control. O más bien, el científico dejo que se saliera de control…

Y los demonios se hicieron reales.

La primera víctima, como era de esperarse, fue el mismo científico, que fue devorado ante las cámaras por un extraño ser de piel rojiza y cuernos sobre la cabeza. Su asesinato fue brutal.

Desde entonces, las apariciones de los demonios han sido posibles de ser capturadas en cámaras de alta calidad, los reportajes ya no usaban los videos de calidades miserables y muy distorsionadas. Los demonios se hicieron reales.

Debido al temor que estos causaron, pronto comenzaron a aparecer formas demoniacas nunca antes vistas.

El terror colectivo comenzó a manifestarse en formas muy extrañas, desde cofres con dientes hasta impresoras trituradoras de carne. Los demonios pronto dejaron de ser una aparición espontánea y muchos aparecían de la nada, en la casa de sus creadores.

No, realmente no me preocupan los demonios.

Tengo problemas más serios con los que lidiar.

He estado encerrado en mi habitación desde que mi mente comenzó a salirse de control, pero oigo lo que está sucediendo afuera.

Monstruosos gritos y gruñidos acompañan al clamor de la gente que pronto se ve silenciada entre chapoteos y el crujir de sus huesos.

Pero eso no me preocupa.

La puerta empieza a ser azotada. Golpe tras golpe la van debilitando y algunos cuernos y garras se dejan ver entre las grietas que van apareciendo.

Pero eso no me preocupa.

Finalmente la puerta cede. Extraños seres entran amenazantes y se abalanzan contra mí.

Pero eso no me preocupa.

Al instante, mueren triturados y atormentados de formas peores a las que hacía un rato.

Tengo cosas más importantes de las que preocuparme, como por ejemplo, los ruidos de mi cabeza ahora que son reales y no permitirán que nada externo me aleje de ellos.

Ni siquiera simples demonios.

Sigue Sonriendo

Sigue sonriendo, es tu hijo, tu orgullo, la razón de tu éxito y tu gloria.

Mira, esa foto, ¿puedes ver que amplia es tu sonrisa? Era sincera, llena de felicidad. Lograste lo que siempre deseaste y lo que las chicas de tu edad siempre ambicionaron, envidiaron, desearon.

Mira, ¿ves a tu hijo? Engendro de tus fantasías y derrame de tinta en el papel. No te esforzaste más allá de un derrame de fluidos prohibidos mientras te imaginabas tu idilio con tu actor favorito.

Violencia, desprecio, sexo y promiscuidad.

Agresividad, golpes, humillaciones y dolor.

¿Realmente creías que eso era amor?

Ahora sonríe, tienes que asistir a la entrega de tus libros. Seca esas lágrimas, son difíciles de hacer pasar por felicidad. Maquilla esas manchas, no debes dejarlas ver.

Miles y miles de personas reunidas, ya no te sorprende, ¿verdad?

La primera vez fue totalmente emocionante, lo recuerdo bien y te advertí que no era lo correcto, pero tu felicidad pudo más que yo.

Fama, dinero y gloria. La admiración total de gente desconocida y para la cual no existirías si no hubieses escrito ese libro.

¿Qué haces? Se te está escapando una lágrima, sécala antes de que se corra el maquillaje, pronto llegaran tus fans.

Ah, ¿no solo es emocional el asunto? ¿Te duele? No me importa, tu solo sonríe, los bolsillos de tu esposo claman desde tu casa. Los bolsillos de tus editores claman desde la silla de atrás. Igual, toma algo de naproxeno, toma algo de sedante, ¿se te acabo el alcohol? Mejor, tienes que fingir bien.

Las niñas están llegando. Si, niñas, tuviste el descaro de elegir niñas para convertirte en el foco de su admiración. Tu misma eras niña cuando todo comenzó.

Seis años para arrepentirte de tus pecados, pero es que en realidad no habías pecado, ni el amazonas era más virgen que tú, aun así, derramabas fluidos prohibidos mientras escribías violencia. Felicitaciones, llenaste la copa.

Has engordado, has envejecido, ya no eres la chica genio del momento. Sigues luchando para mantenerte vigente así que recurres a lo mismo que te lanzo a la fama.

Te has unido a algunos movimientos tan corruptos como tú. Finges victimismo para atraer las miradas. Denuncias el mal hasta de las piedras del rio que han estado allí desde mucho antes que siquiera apareciera tu código genético.

Felicidades, ahora sonríe, firma con mano temblorosa.

“Con cariño de mi para ti”

“Para mi admiradora favorita”

“Eres especial, si yo pude, puedes tu”

Te duele la muñeca y apenas has comenzado.

Una chica sospecha que algo está mal contigo, rápido, ¡sonríe!

La miras a los ojos tratando de empatizar falsamente con ella pero alcanzas a ver moretones en su cuello, en su cara, en sus brazos y cortes en su muñeca, todo mal maquillado.

Sabes que es todo eso, lo maquillaste esta mañana, ¿lo recuerdas?

Sonríe, sonríe, ¡Sonríe!

¿Qué haces? Estas empatizando de forma incorrecta, ¿por qué te quiebras ante sus palabras?

¿Ves esa madre? Claro que sí, llama la atención sus ojos morados. Salúdala, sonríe, esto es por tu hijo, tu orgullo.

—Eres mi modelo a seguir, hice como dijiste en tu novela y luche por el amor de mi ahora esposo — dice emocionada — A pesar de que estaba en una pandilla, yo lo amaba. A pesar de que tenía otras amantes, yo lo amaba y lo amé y lo atrapé. Ahora está en su sillón esperando a que regrese. Salí sin su permiso pero valía la pena conocer a la persona que más admiro.

Las miras son una sonrisa retorcida. Entiendes bien lo que dice esta chica. No ha de ser de más de dieciséis años pero ya es madre, está casada y su esposo es o fue un pandillero. Hiciste lo mismo que ella porque era tu fantasía y ahora la fantasía de todas tus fans.

Alza la mirada, ¡no me hiciste caso cuando te lo advertí y ahora mira!

La mayoría tienen marcas mal maquilladas, lo hacen por admiración a ti, lo llaman las marcas de la victoria y muchas no llegan ni a trece.

Abre los ojos, ábrelos bien, será tu condena para toda tu vida.

Una de tus fans trae dos libros, quiere que firmes uno para ella y otro para el libro de su amiga, quien murió a manos de su esposo antes de poder venir a verte, tiene un mechón de su cabello pegado a la portada.

¿Qué haces? ¡Vuelve! Deja de correr y llorar y pega tu estúpida sonrisa a los ojos de tus seguidoras, es tu condena y castigo por ignorar a tu sentido común.

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: